¿Braces a $100 pesos, en un callejón y por moda?

Es bien sabido que la creatividad para buscarse el moro en ErreDé es ilimitada. Conocemos todo tipo negocios “random” e improvisados que se pueden encontrar en nuestros barrios. Desde carnicerías, y con carnicería me refiero a cirujanos plásticos sin licencias ni formación, hasta sillas plásticas de colamado, marca Rimax , con un letrero que dice “Servicios Odontológicos y Gestionamos Visas”.

Lo sorprendente de este pequeño reportaje no es que exista un dentista improvisado, pues con Ariel Breisy ya esa guagua nos dejó hace rato. Literalmente, hasta en el balcón de tu casa, siempre y cuando ese romo esté “a cuarta”, se te pueden poner “breisy”. Y no me malinterpreten, claro que si necesitas un servicio costoso y puedes ahorrarte unos RD$79,900.00 pesos, pues pa’lante (incluso considerando que los brackets te los pegan con pegamento para uñas). Lo bizarro del asunto es que se ha vuelto una moda y una forma de echar vaina, no una necesidad.

O sea, ya llegamos al punto de que aparte de comprar la pinta más cara de esa tienda en Villacon, aparte de pegarle un logo a unos tenis falsificados y aparte del bling bling de plástico con pintura de spray dorada; ¿ahora también estamos “privando  en rico” con un procedimiento médico súper incómodo y odiado por todo el mundo que lo ha necesitado alguna vez? Nos jodimos. Disfruten el video.

Sobre Jp

Filántropo, sapiosexual, necio designado pensador de KeDificil.com. Admirador de las fans de Christian Grey que también son feministas.

KeDificil.com tiene como primordial propósito el entretenimiento de sus lectores. El material de esta página, salvo en los casos que se indique expresamente lo contrario o que estos sean de uso público en las formas previstas por las leyes vigentes, es de la propiedad y autoría exclusiva de los miembros del staff de KeDificil.com protegidos bajo la Ley 65-00 de Derecho de Autor de la República Dominicana. Los hechos, citas, comentarios, opiniones, personificaciones, materiales audiovisuales y todo contenido en general presente en esta página no necesariamente son una fiel caracterización de la realidad, ni alegamos que lo publicado aquí sirva de otro propósito que no sea satirizar hechos y personas reales o ficticias. Por lo que cualquier parecido a personas, lugares o hechos reales no es intencionada salvo que con el fin de realizar una sátira. Si resultare ofendido por lo acá mostrado, quizás sea tiempo que considere dar de comer a la nutria o sacarse la arena del saco según aplique, y en cualquier instancia siempre puede darle a back en su navegador o ir a http://www.disney.com si así prefiere.