Conocimientos inútiles: Pasos para hacer funcionar un juego de Nintendo.

Conocimientos inútiles: Pasos para hacer funcionar un juego de Nintendo.

Hay ciertas cosas que con el tiempo se han ido perdiendo, y que por los notorios avances de la tecnología, han quedado en desuso y comienzan a transitar el triste viaje hacia el olvido. Pero de entre estas hay habilidades y conocimientos inútiles aprendidos en el tiempo, que por su naturaleza inherentemente salvaje hay que asegurar que sobrevivan como recuerdos de mejores momentos.

Hoy, KeDificil toma la ruta de la nostalgia para rememorar los pasos que debían tomarse para hacer que un juego de Nintendo o Super Nintendo funcionara.

Nintendo
Lo máximo!

Los que vienen naciendo en estas generaciones desde el lanzamiento del PlayStation 1 han vivido bajo la tranquilidad de los CD’s, DVD’s, Mini Discs y los Blue Rays. Ya pronto habrán personas que nunca van haber saboreado lo que fue bregar con cintas y “truquear” el aparato para que funcione.

Difícilmente los más jóvenes conozcan el sufrimiento que representaba llegarle al 3er round a Mike Tyson sin morirte y que se te frizara el aparato. O lo que era tener que empezar desde cero en Zelda porque truqueaste mal el Nintendo y se te borró todo lo que habías avanzado. Saber truquear el Nintendo era tan básico como saber jugarlo.

Por lo que hoy erigimos este Monumento de la Nostalgia en tributo a todas las horas de nuestras vidas que perdimos truqueando el Nintendo.

Soda Popinsky
Y por ende un tributo al REY! Soda Popinsky, personaje perdido de la historia.

Pasos para poner a funcionar una cinta de Nintendo:

Paso 1: “Asople” la cinta.

En esencia, las cintas de nintendo eran tarjetas recubiertas con un “hardcase” o cartucho que se hacían encajar dentro del aparato. Si usted metía la cinta y la misma no se veía, la primera presunción era asumir que el cartucho estaba sucio.

Salvo uno que otro “organizadito”, uno muchacho al fin no iba a molestarse en estar metiendo los cartuchos en sus estuchitos negros todo el tiempo. Así que uno las tiraba por donde sea en la habitación, o las apilaba arriba del televisor hasta que se cayeran. Con la clase de suciedad que se acumula debajo de la cama de un muchacho, naturalmente las cintas se ensuciaban, con polvo, migajas de galleta, chocolate, lodo, etc.

Dirty Harry
No había forma de saber que el juego era malo, así que se compraba de todo para que luego rodara

Por lo que antes de meter cualquier cinta, uno soplaba la parte de abajo de la cinta para “limpiarla”.

Paso 2: “Asople” el Nintendo.

Como si fuera una mesa de dados y usted estuviera invocando a la mejor de sus suertes, la sopladera sigue.

El Nintendo era fundamentalmente una caja con un hoyo, y usted puede vivir hermético y ajeno al mundo exterior si quiere, pero una caja con un hoyo da polvo seguro. Por lo que luego de soplar la cinta, tiene que asegurarse que también el Nintendo esté limpio, asi que también había que soplar el Nintendo.

Asopla
Un poco menos sexy... pero sí.

Si metía la cinta sin soplar el Nintendo y no funcionaba, tenía que sacar la cinta, soplar el Nintendo, y luego soplar la cinta de nuevo para limpiarla de la suciedad que le pegó el Nintendo.

Paso 3: Cuando meta la cinta, esta tiene que pegar con un lado del aparato.

Si bien el Nintendo estaba diseñado para que la cinta se metiera y bajara en pura armonía con sus alrededores, la tecnología en aquellos tiempos no funcionaba ni podía funcionar así. Tenía que ser feo o no había nada.

Y en efecto, la cinta rara vez funcionaba “por las buenas”. Así que para hacerla funcionar “por las malas” había que forzar la cinta a un lado de hoyo (preferiblemente el izquierdo), y para asegurar que se mantuviera ahí, tenía que pegar con la entrada del Nintendo justo al bajarla.

Zelda error
Todo era por las malas en aquellos tiempos.

El característico “crack” que sonaba cuando la cinta rozaba con el borde de la entrada del aparato era una indicación de que el trabajo había sido realizado correctamente.

Paso 4: Métale un lápiz, lapicero, cuchara, tenedor o cuchillo a un lado de la cinta.

A veces forzar la cinta con un “crack” en un lado no era suficiente para que esta funcionara. Por lo que a veces se tenían que incorporar herramientas para auxiliarse.

En este paso se procedía a meterle algo no muy grueso, pero no muy fino, como un lapicero, al Nintendo, ubicando la herramienta de auxilio a un lado de la cinta para que por la presión de esta se ubicara aún más hacia un lado del interior del aparato.

Por lo general no es recomendable manipular aparatos eléctricos con objetos de metal, por lo que el uso de herramientas metálicas podía tener resultados adversos a su salud. Limitarse a un lápiz era lo adecuado.

Power Glove
Con este no había truco que valiera, el Power Glove solo servía para hacerte ver ridículo
Paso 5: Métale otra cinta al Nintendo.

A veces no bastaba con la asopladera, el “crack” o la herramienta de auxilio, por lo que era necesario acudir a trucos más extremos.

Cuando usted ponía la cinta dentro del Nintendo, al bajarla, podía notar que se dejaba un espacio entre el techo interior y la cinta puesta. En ese espacio, usted procedía a meterle otra cinta, para que la cinta que de hecho quería jugar, fuera presionada más hacia abajo junto al lápiz que ya le había metido, y así el aparato la leyera.

Aunque era un poco preocupante ver tú aparato sometido a semejante salvajada, había que estar conscientes que era un Nintendo, algo inherentemente creado para aguantar cajetas. Por lo que, aunque pareciera un Johnny #5 destripado, no había que preocuparse, todo estaba bien, era para que funcionara no más…

Johnny 5
Thank you Mario, but your princess is in another castle.
Paso 6: Póngale un objeto pesado encima del Nintendo.

Obvio, no tan pesado como para que aplaste el aparato, pero sí lo suficiente como para hacerle presión, como una enciclopedia de las viejas o varios libros de volumen aceptable.

Supongo que considerábamos eso como una presión adicional a la que ya ejercían el lápiz, el “crack” y la cinta adicional. Honestamente no sé que onda, pero increíble… funcionaba.

Paso 7: Cuando todo falla, golpee el aparato.

Abra la mano, eche hacia detrás su brazo, y proceda a balancear su palma abierta hacia un lado del Nintendo, no arriba, sino a uno de los lados. Repetir, hasta que sea necesario.

Así era como se arreglaban las cosas con la tecnología de aquella época. ¿No funciona el televisor?, golpéelo, ¿no funciona el cable?, golpee el televisor, ¿no prende la nevera?, patéala, ¿la estufa no quiere funcionar?, sacúdela, ¿el juguete de pilas no quiere avanzar?, tíralo desde un tercer piso, ¿los niños no hacen tarea por estar pegados jugando Nintendo?…

Pela
Que apague esa vaina muchacho'el coño!

Suscríbete a nuestro boletín

* requerido

Send this to a friend